Te quiero lobo, te quiero Caperucita

[El primer beso 
que supo a beso y fue 
para mis labios niños 
como la lluvia fresca]
Lorca

Lobo, lobito,
acércate a mi corazoncito.
Caperucita buscaba su beso,
lo invitó a su casa,
mejor té que café.
Y el lobo se presentó,
y como una amante
ella se declaró.
Ay Caperucita,
eres carne y eres sueño.
te comeré a besos.
Pero el primer beso
será después,
la luna lunera nos bendecirá.
Te quiero lobo.
Te quiero Caperucita.
Ven.

Cuando nos quiten la palabra dejaremos de poder amar.
Un poemario desde la liturgia del poderoso deseo de estar.