Bailemos un vals (homenaje a Leonard Cohen)

[Este vals, este vals, este vals, este vals, 
que moja su cola en el mar.]
Federico García Lorca


Caperucita quería bailar un vals
y su lobo no llegaba a la cita.
Unos cazadores con grandes mochilas
le perseguían por el bosque.
Un vals, un vals, un vals
que moja su cola en el mar.
Arrastrado y camuflado entre las nubes negras
pudo el lobo bobo llegar,
y bailar y bailar y bailar
y sus manos rugosas acariciaban
la blanca piel de Caperucita.
Un vals, un vals, un vals
que moja su cola en el mar.
Extasiados cayeron sobre el sofá de la casa de la abuelita,
y fueron felices, y se comieron un graaaaaaan helado,
mientras, la lluvia seguía haciendo música en la ventana.
Un vals, un vals, un vals
que moja su cola en el mar.

Cuando nos quiten la palabra dejaremos de poder amar.
Un poemario desde la liturgia del poderoso deseo de estar.